Relatos de Juan Lois Mosquera: “Entierros en el Asilo”

Publicidade ASPADISI

Juan Lois Mosquera


Como muchos quizás recuerden, entorno a los años 1945-50 los entierros de las personas que fallecían y residían en nuestro Asilo de los Desamparados que se celebraban  se celebraban por la mañana. El entierro de los ciudadanos que no residían en aquel lugar, normalmente, se llevaban a cabo por las tardes  por la tarde  y los funerales por las mañanas

HIPER MASIDE

Aquellos entierros de las personas que fallecían en nuestro Asilo, salvando las distancias, (no muchas) parecían imágenes similares a las de las películas de nuestro Gran director de Cine,  Luis Buñuel

Los  ataúdes no se llevaban, tal como se hace ahora, en los actuales automóviles exprofeso para ello., En aquella época, en su lugar, se usaba un carro de madera tirado por un caballo blanco. Este caballo blanco, era propiedad del que fuera antiguo cura de Banga,  Don Manuel Guerra, el cual, luego, con  posterioridad, fue trasladado desde aquella parroquia-Banga- para el Asilo de Ancianos y con él, se trajo el citado caballo.

El carro de madera, en el cual se trasladaban los ataúdes de las personas fallecidas en el  Asilo, se utilizaba, asimismo, para que las monjas  recogieran por la comarca (ropa y comida) para reforzar las débiles provisiones de que  disponía.

Este carro de madera y el caballo blanco, en su función fúnebre, iban guiados y  por el sacristán  del Asilo que portaba una sencilla campanilla que iba tañendo despacio, avisando de que por allí estaba pasando el entierro de una de la persona fallecida en el asilo.  Un modesto sacerdote portaba una sencilla cruz alta que le  llegaba a la altura de su cabeza. La ausencia de acompañantes en aquel acto religioso  era total.

Recordemos, una vez más, que lo que ahora escribo es la impresión subjetiva que en mi han dejado aquel tipo de luctuosos acontecimientos.

El camino que, inexorablemente, debía recorrer aquella mínima comitiva fúnebre después de salir del Asilo hasta el cementerio de Señorín, era el siguiente: la antigua calle  General Mola, luego,  las actuales Curros Enríquez, Rosalía de Castro. Tomas María Mosquera y, a partir del Cruce de Rivadavia, ya se encaminaban hacia  el cementerio… Muy bien podría decirse que casi, ese simbólico entierro, cruzaba todo el centro de nuestro  pueblo, desde su parte Norte (Asilo), hasta su zona Sur (Iglesia de Señorín).

Mis recuerdos son, principalmente, de que estos entierros, ocurrían, principalmente, en invierno, sobre las 10 de la mañana, en días de lluvia fina y niebla.

Por aquella época (1945-50) la mayoría de los establecimientos comerciales abrían sus puertas a las 9 de la mañana Estos establecimientos, en su mayoría  no disponían de  calefacción y así permanecían (con las puertas abiertas de par en par) hasta las horas del cierre. En aquellos años, de profunda religiosidad, tan pronto se escuchaba el tañido de la pequeña campanilla que portaba el sacristán del Asilo, los dueños de los comercios, cafeterías, sastrerías, etc. etc., como muestra de respeto, daban orden   de que se entornasen las puertas de sus locales, durante el tiempo que el humilde cortejo fúnebre pasaba por delante de sus locales. Era costumbre que al cruzar  el ataúd frente a los citados locales públicos, la mayoría de las personas que se encontraban en su interior, respetuosamente, se santiguasen en su interior y musitasen, casi en silencio, una breve plegaria religiosa.

Estos gestos religiosos de respeto, eran, también, acompañados por las personas (en aquel entonces llamadas “chicas de servir”, muchas de ellas, incluso dormían en la casa de los señores con los cuales colaboraban,  desde los pisos donde se encontrasen. Por supuesto, las que se encontraban cantando, acompañando sus labores de limpieza, de inmediato dejaban de hacerlo y, ya, también, cerraban (mejor, dejaban entreabiertas) las puertas de los balcones y se apartaban o escondían entre las celosías o contraventanas de los pisos  donde  se encontrasen… Y así, en sumo silencio, contemplaban pasar aquellos anónimos cuerpos muertos, colocados en sencillos ataúdes, colocados sobre un carro de madera del cual tiraba un caballo blanco. La  comitiva iba presidia, humildemente, por  el cura del asilo, y un sacristán con una pequeña campanilla, todo ello presidido por una modesta cruz que portaba el sacerdote.

Esta mezcla de silencios y, luego, suaves toques de campanilla, era como una especie de ola que venía recorriendo el pueblo La ola sonora comenzaba en el asilo y, a intervalos, se iba trasladando por todo el centro del pueblo, pues como  ya hemos contado anteriormente, el final de esa última ola sonora se producía en el cementerio de Señorín. En mi “imaginario popular y complementando lo anterior, el paso del carro de madera, era una especie de sinfonía triste, cuyas notas estaban formadas por el chirriar de las puertas que se cerraban o entreabrían, visillos de ventanas que se cerraban, cuando pasaban ante ellas – las chicas de servir- la comitiva fúnebre. Lo hacían lentamente (chirriares muy tristes, al menos  así a mí me lo parecía) después de haber abandonado las labores  de limpieza y canciones que habían empezado a entonar.

Resalto que jamás escuché comentario alguno (1945-50) sobre la identidad personal de los que allí iban, sobre el carro de madera, a través de los visillos y dejaban de  cantar las canciones que ya habían iniciado.

Recordemos: invierno, llovizna y una notable niebla, por ello no es de extrañar que la mínima comitiva,  después  de sobrepasar el “ Peto de Animas “ existente, todavía, frente a la Gasolinera del Cortés (véase foto adjunta) yo nunca he visto regresar desde el Cementerio de Señorín, al Asilo de los Ancianos, a esta modesta comitiva- carro de madera, caballo blanco, sacristán, campanilla y sacerdote, como si, realmente, se los hubiese engullido la niebla que en ese tramo final, desde el  Peto de Animas al cementerio de Señorín,  tramo en el cual, no había casa alguna y, la niebla, era muy espesa.

Peto de Animas

Lector, quizás, también, podía suceder que los muertos fallecidos en nuestro Asilo y  que ya yacían en Señorín, estaban tan solos que cuando llegaba un cortejo fúnebre para hacerles compañía,  durante días, aprovechaban para hablar con ellos, conversando  sobre las nuevas noticias que hubiesen sucedido en la institución hasta que un nuevo fallecimiento les obligase a regresar al asilo  proceder a enterrarlo, Este regreso debían de hacerlo de madrugada, por calles secretas, que solo ellos sabían para llegar de madrugada al asilo.

Al producirse un nuevo fallecimiento de las personas acogidas en  nuestro Asilo  de los Desamparados los habitantes  do Carballiño contemplaban, otra vez, esa solitaria comitiva -tan triste- (carro de madera, caballo añejo blanco de tiro, sacristán con diminuta campanilla y sacerdote presidiendo el desfile con una cruz).

Nota: Música sugerida tristeza de Chopin


Curriculum de Juan Lois Mosquera :

Nacido en 1942-Bachillerato por libre en Colegio Isabel La Católica. Preuniversitario Instituto Otero Pedrayo de Ourense. Estudios de Perito Industrial Electricidad en Vigo ( los actuales Ingenieros Técnicos). Actividad profesional en la multinacional Siemens-Vigo (30 años) y Redcom – Vigo (Empresa de Telecomunicaciones). Desde su jubilación en el año 2.001,reside en O Carballiño. 

—————————————————————————————————

Outros artigos de Juan Lois Mosquera

Estancia del RCD Español en O Carballiño

Filosofía de lo cotidiano (10): Quizás, curiosas divagaciones sobre la felicidad y la tristeza

O Carballiño- Curiosas formas de barrer

Filosofía de lo cotidiano (9):¿Somos dueños de nuestros pensamientos?

Filosofía de lo cotidiano (8): Cafeterías- Relojes para conversar mejor

Verano 1947-Los hermanos Magariños se ahogan en el rio Arenteiro

Filosofía de lo cotidiano (7) : El curioso placer de tener un ” enemigo”

La Carreira: hace años, calle llena de oficios y de actividad económica artesanal

Filosofía de lo cotidiano ( 6) : “El “valor de las sorpresas”

Antiguos juegos populares extinguidos

Los Rivera, cuatro hermanos que jugaron en el Arenteiro

Filosofía de lo cotidiano (5): La importancia de nuestros nombres de pila

Antiguas tradiciones extinguidas:-El oso y el pandero-

Filosofía de lo cotidiano (4) La Paradoja de Bertrand Russell

Nuestro Parque precursor de Twitter y Facebook

Filosofía de lo cotidiano (3): La mayoría tenemos teorías para todo

Curiosa “anécdota e historia “, ocurrida en O Carballiño

Filosofía de lo cotidiano (2)

El ultimo coche de caballos en O Carballiño

Corolarios para una filosofía de lo cotidiano

Curiosa historia de nuestro Reloj de la Plaza

Curiosas historias de nuestra “ Fonte do Concello”

Posibles axiomas para una filosofía de lo cotidiano