EL CENTENARIO DE LA OIT

Jorge López : Funcionario da OIT Traballa en Ginebra ( Suiza )

Publicidade

Artigo : ” EL CENTENARIO DE LA OIT 

A lo largo de 2019, se conmemoró el 100º aniversario de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), todo un acontecimiento celebrado con actos, conferencias y sesiones especiales, como los que tuvieron lugar en la Conferencia Internacional del Trabajo durante el mes de junio.

Una de las agencias especializadas más antiguas de las Naciones Unida y creada en 1919 por el Tratado de Paz de Versalles (que puso fin a la primera guerra mundial), la OIT está adscrita a la Organización de las Naciones Unidas (ONU), con sede en Ginebra (Suiza), y se ocupa de los asuntos relativos a la legislación del trabajo y a las relaciones laborales

En 1944, la Conferencia Internacional del Trabajo adoptó una declaración fundamental sobre los fines y objetivos de la OIT, la “Declaración de Filadelfia”, que forma parte de su Constitución. Esta contiene un Preámbulo, 40 artículos y esa declaración en un anexo.

La estructura de la OIT se rige por un gobierno tripartito que se compone de representantes de los gobiernos, de los sindicatos de trabajadores y de las asociaciones de empleadores o patronos de 187 países. La Conferencia Internacional del Trabajo actúa como el órgano supremo, mientras que su Ejecutivo es el Consejo de Administración, que se reúne cada cuatro meses. Es el único organismo de las Naciones Unidas con estas características.

La labor de la OIT en el campo de la mediación entre empleadores y trabajadores, defensa de los derechos laborales y promoción del trabajo, la hizo acreedora al Premio Nobel de la Paz en 1969. Debajo de la piedra angular del edificio principal de la OIT en Ginebra, se encuentra un documento en el que figura la frase “si vis pacem, cole justitiam” (“si deseas la paz, cultiva la justicia”). A la hora de la concesión de ese galardón, se destacó el hecho de que pocas organizaciones habían conseguido llevar a la práctica los principios morales en los que se sustenta esta frase en la medida en que lo había hecho la OIT.

Promoviendo la creación de empleo, protegiendo los derechos de los trabajadores y fomentando el diálogo social entre las diferentes partes implicadas, su cometido se centra en cuatro ejes: principios y derechos del trabajador, generación de empleo, protección social y diálogo social.

Vaya, en estos últimos trazos, la rememoración del primer Director General de la OIT, el político francés Albert Thomas, a quien se le rindieron homenajes a lo largo de ese año de celebración del magno acontecimiento.