Chicho Carballido, un lugar, una obra, un artista…

IES CHAMOSO LAMAS

José Manuel García Iglesias. Es Catedrático de Historia de Arte Moderna y Contemporánea en la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Santiago desde 1986


ERNESTO PATIO BAR, en O Carballiño, es el lugar del encuentro. En el espacio que ocupa se escribieron, antes, otras historias: la de la Droguería Pereira y la de Ernesto, Ernesto Presas, quien, con su mujer, Concha, regentó, también allí, una droguería en la que, además, se vendían plantas. Cuando Tino Dacal y Raquel se hicieron cargo de aquel local tuvieron en cuenta, con exquisita sensibilidad, aquel pasado, impreso en sus paredes, en su ser entero, incluidos, por supuesto, sus dos escaparates, los más bellos que el viandante puede encontrarse paseando por sus calles y plazas. Y a tal grado llegó su respeto hacia lo que significaba aquel sugestivo rincón que le dieron  el nombre de Ernesto a  su Patio Bar, también restaurante, de cuidado servicio, en el centro mismo de la villa, todo un referente en su género, a tener muy en cuenta.

HIPER MASIDE

Pues bien, esos escaparates son tratados con mimo por la sensible mano que los cuida y, de cuando en cuando, nos sorprenden con sugestivas propuestas, teñidas, tantas veces, de recuerdos, propios o ajenos; y también, de aportaciones artísticas que llaman la atención de quien pasa. En uno de ellos, ahora, puede verse  una jaula, colgada,  en la que los pajaritos del ayer fueron sustituidos por pajaritas, de vestir, supuestamente revoloteando en su interior y provocando la sonrisa de quien las contempla.

REDOND´EL, seguido de un número -escrito en caracteres romanos-, acompaña, ya en la paredes de Ernesto Patio Bar, a cada una de las esculturas, en relieve, que allí se pueden ver y que son del mismo autor que convirtió, para el escaparate, a  una jaula en un ingenioso recurso estético.

Domina en tales esculturas la madera de castaño. La forma redonda se plantea como el contexto común  de cada uno de esos trabajos. Algunos añadidos, de piedra, hierro o color – o todo ello, al tiempo-,  contribuyen a otorgarle vida a cada una de estas representaciones. En ellas  se van sumando, sobre esa base circular común, otros elementos -generalmente de madera, también-, que aportan profundidad a cada obra y, además,  significados. Su sentido, al fin y al cabo, va surgiendo, casi de forma natural, al mismo tiempo que, quien las concibe, indaga en su misterio, buscando soluciones que otorguen esa verdad que todo material encierra pero que precisa de la mano y el talento de un sapiente artífice.

Son, éstos, trabajos nacidos de la  pausa, del sosiego, bien elaborados, con mucho oficio, en cada caso; encierran cariño, mucho cariño, a esa madera en la que se indaga, con asombro, ante el material en el que trabaja. Al final, cada una de estas piezas provoca una  admiración y una sonrisa, repleta de respeto.

CHICHO CARBALLIDO es el autor de esta serie. Sus estudios, en la Escuela de Artes y Oficios Mestre Mateo, de Santiago de Compostela, le otorgaron una sólida formación en el tratamiento de diferentes materiales y técnicas. En tanto, su amor a la madera le viene de familia ya que, en el aserradero de su padre, nació su admiración, y querer, a un material tan noble y digno, surgido de la vida de los árboles, esos seres redondos que buscan, erguidos, el cielo y que, tras ser derribados, pueden ser objeto, por qué no, de una transformación que le otorgue a su ser un nuevo sentido.

Pues bien Chicho supo ver las potencialidades de la madera y aprendió a escucharla, a tratarla, a otorgarle, desde su modo de ver, un posible sentido,  ya desde un punto de vista artesanal, ya artístico. Y él, como su hermano mayor, Xesús,  sintió la llamada del ejercicio de la creatividad que ahora, con la ilusión de un joven -lo sigue siendo-, practica y nos ofrece en una serie como ésta.

Si Xesús Carballido nos admiró, y admira, utilizando en sus aportaciones, de forma reiterada, el título de “Seica”, Chicho usa, a su vez, de manera perseverante, el de “Redond´el” para dar nombre a lo que  hace; es decir, la de las formas redondas, de esas que nacen de la redondez del árbol, cuando lo fue y que, ahora, se ha transformado en una de estas bellas piezas que surgen de su imaginación y de sus manos. Es él quien cuida, y ama, al castaño, con sus veteado, calidad y color. Y, a partir de ahí, crea.

José Manuel García Iglesias

———————————————————————————————————-

Curriculum Dr José Manuel García Iglesias

José Manuel García Iglesias, catedrático de Historia del Arte Moderno y Contemporáneo de la Universidad de Santiago, es autor de treinta  libros y de más de doscientos artículos publicados en un amplio número de revistas de investigación. Ha dirigido los proyectos expositivos  “Galicia no tempo” (1990-1991), “Galaecia Fulget” (1995-1996), “Galicia, Terra Única” (1997), Xacobeo 99 y Xacobeo 2004.  

Se siente muy vinculado con O Carballiño por razones familiares; de ahí la especial presencia de estas tierras en sus libros El Pintor de Banga, Santa Baia de Banga, Galicia hacia la modernidad y, recientemente, El franciscanismo en Galicia. Ayer y hoy de su Patrimonio Artístico.

———————————————————————————————————-

Otros Articulos de José Manuel García Iglesias :

Un modelo urbano: “Carballiño Saudable 2030”

BADAL NOVAS, UN AÑO DESPUÉS

21 DE DICIEMBRE DEL 2020

Arenteiro Fotográfico 2020 y Moncho Fuentes

MODELO O CARBALLIÑO

Xesús Carballido, en Vigo

Sobre Pablo Álvarez Guillén

MUROS, MOLINOS Y NORMALIDAD

Badalnovas, una inteligente propuesta

ESTAMOS EN CASA

EN O CARBALLIÑO. ANTE UNA EXPOSICIÓN COLECTIVA