Filosofía de lo cotidiano (4) La Paradoja de Bertrand Russell

IES CHAMOSO LAMAS

Dado que en alguno  de los artículos anteriores de la serie Filosofía de lo cotidiano, he hecho referencia a la famosa paradoja de Bertrand Russell  (Importante matemático y filósofo,  1872-1970), he estimado oportuno dedicarle  hoy un breve  comentario  a la misma. Aunque existen varias versiones de exponerla, me he inclinado por la que a continuación transcribo.

Bertrand Russell  (Importante matemático y filósofo,  1872-1970)

“En un lejano poblado de un antiguo emirato había un barbero llamado As-Samet. Un día el emir se dio cuenta de la falta de barberos en el emirato y ordenó que los barberos sólo afeitaran a aquellas personas que no podían afeitarse a si mismas. E igualmente impuso la norma de que todo el mundo se afeitase. Cierto día el emir llamó a As- Samet para que lo afeitara y él  le contó sus angustias:

-En mi pueblo soy el único barbero. No puedo afeitar al barbero de mi pueblo, ¡ que soy yo¡ ya que si lo hago, entonces, puedo afeitarme a mí mismo, por lo tanto, ¡ no debería afeitarme`, pues desobedecería vuestra orden. Pero, si por el contrario no me afeito, entonces algún barbero debería afeitarme ¡pero como yo soy el único barbero allí`, no puedo hacerlo y también así desobedecería a vos mi señor, oh emir de los creyentes, ¡que Allah os tenga en su gloria.”

En nuestras vidas cotidianas y, principalmente, a las personas que sobrepasamos una determinada edad, bien los hijos, familiares o amigos, suelen solicitarnos consejo sobre las cuestiones más diversas; tipo de estudios, compras, elección de un trabajo, dietas culinarias, salud, etcétera. . Para muchas de esas cuestiones en las que nos solicitan nuestro consejo, solemos responder.

  • No te puedo dar consejo alguno, pues en esos temas tan personales, cada uno ha de encontrar sus propias soluciones.

-Pregunta, ¿La contestación, “no te puedo dar consejo alguno, en última instancia, es, también, “un consejo”?

Por extensión y analogía expongamos la situación siguiente: Cuando alguien, por ejemplo, nos invita a una comida,  y resalta que en la misma va estar fulanito, a veces, le respondemos, “Lo siento, no me apetece asistir  a esa comida, pues fulanito tiene la mala costumbre de hablar mal de otras persona  y yo, esas actitudes, no las soporto”

SPORTUR GALICIA 2022

Es evidente que en nuestra respuesta aparece una contradicción lógica

  • Si no soporto a fulanito porque detesto a las personas que hablan mal  de  algunos sus conocidos, en última instancia, yo, también, debía incluirme en el grupo (los que hablan mal de los conocidos) pues estoy ya criticando a fulanito.
  • Si asisto a la comida, me contradigo a mí  mismo, pues, entonces, yo, también, me siento a la mesa con fulanito que hablan mal de  otras personas.

Tengo la impresión de que este tipo de paradojas o similares salen, nos las encontramos, con frecuencia,  en nuestra   vida real.

Lector, desde mi subjetividad, entiendo que no debemos obsesionarnos,  excesivamente,  en qué nuestras conductas sean, siempre, totalmente, coherentes, pues, quizás, la existencia de  ciertas contradicciones en las mismas (de todos modos, pocas, ja, ja)  son, probablemente, propias del ser humano. Juan Lois Mosquera

Nota: Lo que escribo es el resultado de los pensamientos que elaboran mis neuronas que, muy bien, estos,- los pensamientos-, pueden ser distintos a los que elaboran las neuronas de otros lectores. Sin embargo, lo hago- escribirlos-, intuyendo que, quizás, esos pensamientos puedan ser semejantes  a los de los lectores de BadalNovas.com, o al menos, de su interés…


Juan Lois Mosquera

———————————————————————————————————-

Curriculum de Juan Lois Mosquera :

Nacido en 1942-Bachillerato por libre en Colegio Isabel La Católica. Preuniversitario Instituto Otero Pedrayo de Ourense. Estudios de Perito Industrial Electricidad en Vigo ( los actuales Ingenieros Técnicos). Actividad profesional en la multinacional Siemens-Vigo (30 años) y Redcom – Vigo (Empresa de Telecomunicaciones). Desde su jubilación en el año 2.001,reside en O Carballiño. 

———————————————————————————————————-

Outros artigos de Juan Lois Mosquera

Nuestro Parque precursor de Twitter y Facebook

Filosofía de lo cotidiano (3): La mayoría tenemos teorías para todo

Curiosa “anécdota e historia “, ocurrida en O Carballiño

Filosofía de lo cotidiano (2)

El ultimo coche de caballos en O Carballiño

Corolarios para una filosofía de lo cotidiano

Curiosa historia de nuestro Reloj de la Plaza

Curiosas historias de nuestra “ Fonte do Concello”

Posibles axiomas para una filosofía de lo cotidiano

PUBLICIDADE