José Manuel García Iglesias: ” TOMÁS MARÍA MOSQUERA Y GARCÍA”

II EDICIÓN COCHES CLÁSICOS NO IRIXO

José Manuel García Iglesias. Es Catedrático de Historia de Arte Moderna y Contemporánea en la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Santiago desde 1986



EL PERSONAJE:

XUNTANZA DE CLÁSICOS NO IRIXO

TOMÁS MARÍA MOSQUERA Y GARCÍA

De José Suárez-Biblioteca Nacional de España

O Carballiño otorgó, en su día, el nombre de una de sus calles principales a Tomás María Mosquera y García quien nació en la parroquia de San Cibrao de Castrelo, de San Cristobo de Cea (1823-1890). Así pues, el año que viene, 2023, cabe celebrar el segundo centenario de su nacimiento.

Tomás María Mosquera estudió Filosofía en el Seminario de Ourense y, posteriormente, Derecho en Santiago;  concluye sus estudios en 1843,  a los veinte años. Durante siete anualidades se dedicó a la abogacía, concretamente en O Carballiño y, también, en A Coruña. En 1850, se traslada a Madrid; allí ocupará el puesto de secretario de la Sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo, entre 1854 y 1856.

Mitin de Tomás Mª Mosquera desde el balcón de su casa. ( blog de Santiago Cacho )

Ya en 1854 es nombrado diputado por el distrito de O Carballiño y, en las elecciones de 1869  representa al distrito de Ourense; se había afiliado al Partido Liberal. En las elecciones de marzo de 1871 se presentó, de nuevo, por el distrito de O Carballliño y, al año siguiente, volvió a hacerlo  por varios distritos optando, finalmente, por el de O Carballiño.

Fue Ministro de Ultamar, en 1871  y, también, en los gobiernos de 1872 y 1873.  Siendo ministro de Ultramar, en 1872, presentó, en el Congreso de los Diputado – en un puntual momento en el que era Diputado por Puerto Rico-, un proyecto de ley, ciertamente importante,  sobre la abolición de la esclavitud en las posesiones de España en América, que sería aprobado, en 1873, ya en tiempos de la Primera República. Se preveía una abolición automática en Puerto Rico y, de forma gradual, en Cuba. Couceiro Freijomil dijo de él que “defendió siempre los ideales democráticos” – Diccionario Bio-Bibliográfico de escritores. II, Santiago de Compostela (Bibliófilos Gallegos), 1952-.

En 1874 recibe el nombramiento de  Ministro de Fomento; desde esa condición impulsó el ferrocarril a Galicia. Fue, también,  senador en las legislaturas  de 1881-1882. En 1882 es nombrado Senador vitalicio y Vicepresidente del Senado. Muere en Madrid, en donde, también, ejerció la abogacía; tenía 66 años y estaba casado con Amalia Fernández Taboada.

Los méritos atesorados a lo largo de su vida le han hecho acreedor de los debidos reconocimientos. Se le hicieron, especialmente. en O Carballiño y, también, en Santiago de Compostela.

  1. EN LA UNIVERSIDAD DE SANTIAGO
Vítor de la USC

La Minerva Compostelana guarda memoria de él a través de un vítor que tiene, como único motivo, el escudo de la Universidad y que cuenta con un epígrafe que dice:  AL EXCMO. E YLLMO. SR. D. TOMAS MOSQUERA Y GARCÍA, LICEN/CIADO EN DERECHO POR LA UNIVERSIDAD DE SANTIAGO, ABOGADO DE LOS /ILUSTRES COLEGIOS DE LA CORUÑA Y MADRID. DIRECTOR/ GENERAL DE LOS REGISTROS CIVIL, DE LA PROPIEDAD Y DEL/ NOTARIADO. DIPUTADO A CORTES POR LA PROVINCIA DE ORENSE EN LAS/ CONSTITUYENTES DE 1869, POR EL DISTRITO DE CARBALLINO EN LAS/ ORDINARIAS DE 1871, POR QUEBRADILLAS Y COAMO (PUERTO RICO) EN 1872/ POR CARBALLINO Y BANDE EN EL MISMO AÑO. MINISTRO DE ULTRAMAR/ EN JULIO DE 1871 Y EN DICIEMBRE DE 1872. CABALLERO GRAN CRUZ/ DE LA ORDEN DE MARIA VICTORIA. SENADOR DEL REINO &&

Dicho escudo, siguiendo su formulación más general, se explica partiendo del hecho de que, al perder su autonomía la Universidad de Santiago, en tiempos de Carlos III  – lo que conllevó la perdida de sus usos, fueros y privilegios-,  se quiso contar con un escudo propio, cuestión que el Claustro, presidido entonces por el rector Joaquín Sánchez Ferragudo, solicita formalmente, al Presidente  del Consejo Real, el 22 de enero de 1771.

Dicha solicitud está acompañada de  un dibujo del escudo que se pretende tener y lo explica del siguiente modo: “… compone pri/méramate del caliz con la Hostia, que esta en/ el centro, y son las Armas de este Rno. De Galicia/ en cuia capital y para cuios naturales está/ fundada  esta Universd. Del castillo y León,/ que estan en los Quarteles superiores. De las diez lanzas con una Palma en medio, qe/ es la Divisa de la Familia de Marzoa. De// la Cruz que tuvo por Armas Dn Diego de/ Muros. Y de las cinco Estrellas, de  que/ usaba el Arzobpo Fonseca, según se ve/ en los demás Quarteles restantes . Es/ mrd. Que esperamos de la benignidad…”. 

Se reconoce, por otra parte, en ese mismo escrito,  a “Lope Marzoa, lego, que es el que puso la primera piedra en su fundación. Diego de Muros, obispo de Oviedo, que aumentó sus rentas y sus cátedras, teniendo Bula de la Santidad de Julio 2º por la que se erigió en Estudio General con las Prerrogativas y Privilegios que tienen los demás estudios de España  y, por supuesto, a Don Alonso de Fonseca como principal de todos ellos”.  No habría contestación positiva a este asunto hasta 1779, limitándose, en cualquier caso,  su uso a  “…títulos, certificaciones y grados, prohibiéndole colocarle sobre las puertas exteriores ni sobre las aulas”.

Obviamente la realización de un vítor,  que incluye de forma exclusiva el escudo en cuestión , no acata la orden de que no se disponga sobre las puertas ya que ese iba a ser, precisamente, ese el destino de una obra como ésta, que se pintó, quizás, en el taller del pintor José Garabal Louzao,  probablemente en el año 1881 ya que, por entonces, era Senador, tal como figura, al final, en el citado epígrafe.

En un primer momento  este vítor se dispuso en la planta baja del edificio de la entonces Real Universidad Literaria de Santiago -sede actual de la Facultad de Geografía e Historia-,  en la que, por aquel entonces, se impartía, precisamente, el estudio del Derecho en esa parte inferior de tal inmueble.

Por una descripción de 1889 se puede concretar, en lo que cabe, la ubicación originaria de este vítor en ese espacio antiguo de la Facultad de Derecho. Se disponía en el ala norte; es decir, en la parte de las aulas, lo que nos lleva a suponerlo sobre una de sus puertas, lo cual, en palabras de Alfredo Brañas, entonces secretario general de la Universidad, habría de entenderse como “… propaganda regionalista”, algo que, a su modo de ver, “… ha tenido su origen en las aulas compostelanas”.

En 1895 encontramos este mismo vítor en otro lugar de este mismo espacio universitario ya que una descripción realizada ese año, escrita  por el secretario general de la Universidad, Augusto Milón,  nos lleva a suponerlo, ahora, en la parte, principal de ese mismo claustro, en la zona  de las puertas de ingreso al mismo, al lado de dos personajes tan relevantes como Eugenio Montero Ríos y Aureliano Linares Rivas.  Que se haya trasladado a tan insigne ubicación conlleva, qué duda cabe, una puesta en valor de este personaje, cambio que debió ser hecho en una fecha próxima a la de su muerte, en 1890.

Pero el olvido – y con él, el desconocimiento-  siempre llega y algo así sucedió con la presencia de nuestro personaje´, en lo que supone este vítor, en  la propia Facultad de Derecho. Y así,  lo último que sabemos sobre él, en lo concerniente a  su permanencia en aquel antiguo claustro, nos lleva al año 1967 ya que contamos con una tesis de licenciatura, realizada por Álvarez Montes, que lo sitúa  ahora en su ala este; es decir en la zona en la que, entonces, se disponían los despachos de los profesores, lo que conlleva un decrecimiento en el interés por este personaje, algo que sucedió, por cierto, con casi todos los representados en los distintos vítores, y a los que, en su momento, en clave universitaria, se les había entendido como “ilustres hijos, verdaderas glorias de ella”.

 Hoy, tras el traslado de la Facultad de Derecho a un nuevo edificio, en el denominado Campus Vida, ocupa un lugar en la escalera, entre las plantas segunda y tercera, algo que persevera en esa posición secundaria a la que el paso del tiempo había llevado a la hora de recordar a Tomás María Mosquera

  • EN O CARBALLIÑO
Foto de los años 70 de la casa de Tomás Mª Mosquera
Foto actual de la casa de Tomás Mª Mosquera

Por otra parte, hasta hace unos años, aquí, en O Carballiño, podía verse una hermosa placa que vinculaba a Tomás María Mosquera con una de las casas de la calle que lleva su nombre; concretamente la numerada con el cuatro. Al ser demolida, para construir otra en ese mismo lugar, esa placa no volvió a ocupar el lugar en el que debiera haberse mantenido; hoy está en paradero desconocido y, si se localizase,  sería más que procedente volver a disponerla en donde se merece:  sobre la entrada de la que, un día, fue su vivienda, aquí, entre nosotros.

También hubo otra placa, alusiva a su persona, en la fachada del Ayuntamiento que, igualmente, se retiró al añadirle a éste una planta más. De localizarse ésta, también sería igualmente procedente que volviese a contar con  un sitio en ese edificio.

Cabe la posibildad, también, de que, se guarden, en alguna fotografía, las imágenes de ambas placas, lo que permitiría reproducirlas; el buen hacer de Tomás María Mosquera con respecto a O Carballiño lo justifica. Y es que un pueblo que honra a sus glorias se honra a sí mismo.

  • 2023: EL BICENTENARIO DE SU NACIMIENTO

Ese citado segundo centenario de su nacimiento, 2023, al que aludía al principio,  bien podría ser una buena ocasión para acometer una recuperación  de su memoria, tan apreciado y querido en su tiempo. Por ello sería muy deseable que,  desde el propio Ayuntamiento,  y con la colaboración de las diversas entidades culturales de las que dispone O Carballiño, se aprovechase este momento para revalorizar su figura y su legado. Así, por  ejemplo, sería muy pertinente que los alumnos que se forman en nuestros institutos supiesen de él y de lo que fomentó en cuestiones tales como el derecho de las personas – pretendiendo la abolición de la esclavitud-  y del fomento de las comunicaciones, impulsando la venida  del ferrocarril a Galicia, una cuestión larga, muy larga, en el tiempo.

Y, por supuesto, la Universidad que, un día lo valoró como una de sus glorias, debiera, también, hacer algo al respecto, ya en el contexto de su Facultad de Derecho, ya en el de su área de Cultura puesto que, en Tomás María Mosquera, nos encontramos con un auténtico referente a tener, por supuesto, en cuenta.

  • NOTA FINAL

Tomás María Mosquera es una personalidad en cuyo estudio cabe profundizar, y mucho.

Hasta la fecha se ha tratado sobre él en:  J. J. Docampo Nóvoa, “Un ministro da comarca do Carballiño: D. Tomás Maria Mosquera”, en J.  Platero Paz (coord.), “O Home e o Meido: Unha visión científica da interacción secular”. Tomo I, Ourense (Deputación Provincial de Ourense), 2000, pp. 213-219.  Y, también,  X. R. Rodríguez. “Xente do pasado. Persoeiros de San Cristovo de Cea”, Ágora do Orcellón, 28 (2014), pp. 55-72. Igualmente  se puede consultar una  biografia suya, escrita por José Luis Sampedro Escolar,  que ha sido publicada  en el Diccionario Biográfico electrónico de la Real Academia de la Historia.

Sobre su relación con la Universidad de Santiago cabe consultar el libro de J. M. García Iglesias, Minerva, la Diosa de Comopostela. Espacios y obras a relacionar con el saber, Santiago de Compostela (Andavira Editora- Consorcio de Santiago), 2016, pp. 259-264, 295-296.


José Manuel García Iglesias

—————————————————————————————————

Curriculum Dr José Manuel García Iglesias

José Manuel García Iglesias, catedrático de Historia del Arte Moderno y Contemporáneo de la Universidad de Santiago, es autor de treinta  libros y de más de doscientos artículos publicados en un amplio número de revistas de investigación. Ha dirigido los proyectos expositivos  “Galicia no tempo” (1990-1991), “Galaecia Fulget” (1995-1996), “Galicia, Terra Única” (1997), Xacobeo 99 y Xacobeo 2004.  

Se siente muy vinculado con O Carballiño por razones familiares; de ahí la especial presencia de estas tierras en sus libros El Pintor de Banga, Santa Baia de Banga, Galicia hacia la modernidad y, recientemente, El franciscanismo en Galicia. Ayer y hoy de su Patrimonio Artístico.

————————————————————————————————–

Otros Articulos de José Manuel García Iglesias :

José Manuel García Iglesias: ” Una gran colección de grabados “

José Manuel García Iglesias: ” O Carballiño en su Semana Santa “

Galicia retratada

José Manuel García Iglesias: “Ucranianos en Galicia”

José Manuel García Iglesias: “la doctora Marisa Crespo, en su recepción del V premio Ágora do Orcellón”

José Manuel García Iglesias: “Os Liborianos 2022”

José Manuel García Iglesias: De Casado a Feijóo

José Manuel García Iglesias: “El éxito de Tanxugueiras”

José Manuel de la Iglesia

Seica 1992- 2021

Emilia Pardo-Bazán y ” O Carballiño “

Chicho Carballido, un lugar, una obra, un artista…

Un modelo urbano: “Carballiño Saudable 2030”

BADAL NOVAS, UN AÑO DESPUÉS

21 DE DICIEMBRE DEL 2020

Arenteiro Fotográfico 2020 y Moncho Fuentes

MODELO O CARBALLIÑO

Xesús Carballido, en Vigo

Sobre Pablo Álvarez Guillén

MUROS, MOLINOS Y NORMALIDAD

Badalnovas, una inteligente propuesta

ESTAMOS EN CASA

EN O CARBALLIÑO. ANTE UNA EXPOSICIÓN COLECTIVA