Estancia del RCD Español en O Carballiño

IES CHAMOSO LAMAS

Juan Lois Mosquera


Retomando historias más o menos curiosas desarrolladas en  O Carballiño, con anterioridad a  1960, el comentario de hoy vamos dedicarlo a la estancia del equipo de futbol R. C. D- Español de Barcelona en nuestro pueblo, desde el 28 de febrero al 5 de marzo  de 1955…

HIPER MASIDE

 Esta historia podemos  comenzarla así : en aquella época- año 1955-  trabajaba en “ Correos y Telégrafos”, cuyas oficinas estaban situadas en la actual Plaza de  Doña Emilia Pardo Bazán y siendo su Director D. Pablo Pereira, nuestro amigo Antonio ( de apodo cariñoso , “ Palillo, ya fallecido hace unos años) y entre sus funciones estaba la de repartir y entregar  los telegramas a los destinatarios de los mismos.. Recordemos que en el año 1955 apenas había teléfonos fijos en las casas particulares y para enviar noticias urgentes, normalmente, se recurría a “poner un telegrama”. Con frecuencia, se usaba este medio de comunicación, para anunciar  fallecimientos a parientes lejanos, pues las cartas postales solían tardar casi una semana en llegar a la mayoría de los destinos en España…

Un buen día, Antonio (Palillo), a los amigos de su generación (nacidos en el entorno del año 1942), nos adelantó la noticia de que acababa de entregar un telegrama en el antiguo Hotel Carlos, confirmando la reserva, prácticamente, de todas sus habitaciones  para el equipo de Primera División Español de Barcelona, al cual llegarían la tarde del 28 de febrero y lo abandonarían después de la comida del 4 de marzo. Esta noticia deportiva, para nosotros, los jóvenes de 13 a 16 años, fue un acontecimiento enorme.

El hecho de que el Español hubiese elegido  concentrarse aquí, en O Carballiño, la semana anterior a su partido frente al Celta a  celebrar en Balaidos el 5 de marzo de 1955 ( a las 5 de la tarde), fue debido a que, en aquel momento, su entrenador, Odilo Bravo González, según consta en Google, había nacido en nuestro pueblo, aunque en el “ Imaginario popular”, sus raíces estaban en Anllo y una de sus familiares cercanas, una mujer esbelta y alta,  “  La Luisa de Anllo” creo que era prima suya,, como todas las personas de los alrededores, , era habitual verla por nuestras calles y tiendas realizando las compras de lo que le era necesario.

Odilo Bravo González

Odilo Bravo González, repetimos según Google, había nacido en O Carballiño el 1 de septiembre de 1916 y fallece en Málaga el 16 de febrero de 2004, Fue jugador y entrenador de futbol.

Odilo Bravo se había hecho entrenador de futbol en la Escuela de Preparadores de Cataluña y a mediados de 1952 debutó en esa función, haciéndose cargo del Real Club Celta… Al cabo de 20 jornadas dimite a causa de los malos resultados. En diciembre de 1954 sustituyó a Alejandro Scopelli en el banquillo del RCD Español, dirigiendo a este club durante 13 partidos. Para una información más exhaustiva de este carballinés, podéis obtenerla en Wiquipedia. Sin embargo, en algunas otras  fuentes, si se resalta que había nacido en la feligresía (parroquia) de Anllo. (Véanse fotos adjuntas)

La expedición del RCD Español (sobre unas 25 personas) llega al Hotel Carlos el lunes 28 de febrero de1955 a media tarde y allí establece su cuartel general hasta la tarde del sábado, para preparar su partido del domingo en Vigo  contra el Celta…

Como suele decirse, a vuela pluma y, un poco, a salto de mata, iremos contando algunas particularidades de su estancia entre nosotros.

  Su alineación clásica de aquella temporada 1954-55 , solía ser:   (Portero) Domingo,  Defensa  ( Argilés, Parra, Cata) Medios  ( Bolinches, Faura) Delantera  ( Cruellas, Marcet, Mauri, Piquin y Arcas). El Español en aquella Liga de 16 equipos se clasificó de 13 con 26 puntos y el Celta de 11 con 27 puntos…

R.C.D. Español Temporada 1954-55

Por las mañanas, todos los componentes del Español y su cuerpo técnico, enfundados en lujosos chandares, (prenda casi desconocida, en aquella época, para nosotros, los adolescentes carballineses) daban largos y tranquilos paseos por el Balneario y Parque Municipal. Recuerdo que algunos de sus jugadores habían venido provistos de escopetas de balines y colocando algún bote como una especie de diana, se dedicaban a tratar de derribarlo desde variadas distancias, A otros les apetecía mas dispararles a los pájaros posados en las ramas de los árboles y esa actividad, en 1955, todavía, no contaba con la repulsión publica que, ahora, produciría…

R.C.D. Español Temporada 1954-55

Los que eran aficionados a la fotografía, provistos de sus costosas cámaras, una y otra vez, iban captando las más  variadas imágenes de nuestro pueblo, pero predominando, fundamentalmente, los rincones por donde paseaban. Balneario, Cascada, orillas del Arenteiro, Avenidas y Caminos del Parque Municipal, etcétera…

Los menos, no muchos, se les veía con algún libro bajo el brazo, y elegían bancos de piedra  donde recibieran bien el sol (recordemos que era finales de febrero y principios de marzo) y dedicaba esa horas de descanso a la lectura de sus temas o historias  preferidas.

En aquella semana de 1955  no debió llover nada apenas, pues yo tengo la imagen de verlos  pasear, todos los días, vestidos, siempre, con sus chandares, hacia el Parque con buen sol y disfrutando de nuestra naturaleza…

A las tardes, los jugadores del RCD Español, con su entrenador Odilo Bravo y sus técnicos, celebraban en Espiñedo (terreno de juego de tierra) sus entrenamientos deportivos de acuerdo con los programas previstos (preparación física y, luego, ejercicios con balón). Eran bastantes los carballineses que por  la tarde se acercaban al citado Espiñedo para verlos entrenar. Desde mi subjetividad, estimo que la belleza estética futbolística de la que uno puede gozar, viendo la variedad    de los ejercicios con balón que llevaban a cabo  aquellos  de jugadores ( todos de primera División y varios internacionales) es muy superior a la que se puede presenciar en un partido oficial  de las actuales competiciones, con resultados frecuentes de empates a 0:0, victorias mínimas de 1:0 y los tiros que se realizan entre los tres palos de las porterías contrarías, a lo largo de los 90 minutos que dura un partido oficial, en la mayoría de las veces, pueden contase con los dedos de una mano.

Entrenando o fútbol en Espiñedo. Foto Rizo 1956

En aquellos entrenamientos del Español, por ejemplo, unos jugadores centraban desde las proximidades del córner para que otros, situados al borde del área grande rematasen a puerta. Remataban de las más variadas formas, sus boleas sin dejar caer el balón al suelo eran impresionantes… En un momento dado, acordaban que los remates tendrían que ser de chilena, de espaldas a la portería. Efectivamente, no había defensas que les estorbasen, pero aun así, la cantidad de veces que con sus chilenas conseguían batir a los porteros eran numerosas. Igualmente destacar, las portentosas paradas que hacían los porteros Domingo y Soler a los tiros que, casi, simultáneamente, con varios balones les enviaban los delanteros del equipo desde los límites del área.

De esos ejercicios con balón, lo que más me había impresionado es que, en alguna ocasión, también, se colocaba Parra como rematador (su defensa central habitual e internacional varias veces con España) y sus disparos  de bolea o chilenas de espaldas, a los centros que le servían, eran de una ejecución y elegancia extraordinarias.

Reitero, la belleza estética de los ejercicios con balón que realizan los jugadores de Primera División en sus entrenamientos, es muy superior a la que, luego, normalmente, se presencia en los partidos oficiales de los distintos Campeonatos.

A título anecdótico y que, desgraciadamente, por aquellos años estaba en el “imaginario popular español”, cuando, en sus ejercicios con balón, los jugadores organizaban algún campeonato entre ellos, por ejemplo, tirar desde el punto de penalti e intentar dar justo en alguna de las escuadras de la portería, con frecuencia, sentenciaban “gallego el que no lo consiga o gallego el que falle”. Como es lógico, los que estábamos presenciando el entrenamiento, ante esa acepción peyorativa de lo “gallego”, siempre se producía un murmullo de desaprobación  y de reproches que los jugadores, enseguida, silenciosos, se daban cuenta de que se encontraban en Galicia…, Odilo Bravo,  al momento, trataba de corregirlos y les ordenaba que esa expresiones, mientras el fuera el entrenador del Español, no quería volver a escucharlas

El viernes 3 de marzo de  1955, la víspera de su viaje a Vigo, se celebró un partido amistoso entre RCD Español de Primera División y nuestro Sporting Club que militaba en la antigua Serie A ( cuyo ámbito deportivo, eran las provincias de Pontevedra y Ourense).

Como particularidad de ese partido y por exigencias del cuerpo técnico del Español, los jugadores de ambos equipos no utilizaron las clásicas  botas sino que usaron, en su lugar,  tenis de baloncesto, (todavía, no  era un calzado ordinario) con el fin de evitar las lesiones que pudiesen producirse con los fuertes y duros tacos de aquellas -las botas clásicas-,

El domingo 5 de marzo de 1955 el resultado en Balaidos fue de  Real Club Celta 1- RCD Español 1

Real Club Celta de Vigo 1954-55

Lector, si no la conocías, ¿verdad que es curiosa esta sencilla historia sobre la estancia del RCD Español en O Carballiño, cuando lo entrenaba el carballinés (de la parroquia de Anillo), Odio Bravo González? Juan Lois Mosquera

Nota: Música sugerida  Erik Satie  Gnossienne No. 1/2/3/4/57&


Curriculum de Juan Lois Mosquera :

Nacido en 1942-Bachillerato por libre en Colegio Isabel La Católica. Preuniversitario Instituto Otero Pedrayo de Ourense. Estudios de Perito Industrial Electricidad en Vigo ( los actuales Ingenieros Técnicos). Actividad profesional en la multinacional Siemens-Vigo (30 años) y Redcom – Vigo (Empresa de Telecomunicaciones). Desde su jubilación en el año 2.001,reside en O Carballiño. 

—————————————————————————————————

Outros artigos de Juan Lois Mosquera

Filosofía de lo cotidiano (10): Quizás, curiosas divagaciones sobre la felicidad y la tristeza

O Carballiño- Curiosas formas de barrer

Filosofía de lo cotidiano (9):¿Somos dueños de nuestros pensamientos?

Filosofía de lo cotidiano (8): Cafeterías- Relojes para conversar mejor

Verano 1947-Los hermanos Magariños se ahogan en el rio Arenteiro

Filosofía de lo cotidiano (7) : El curioso placer de tener un ” enemigo”

La Carreira: hace años, calle llena de oficios y de actividad económica artesanal

Filosofía de lo cotidiano ( 6) : “El “valor de las sorpresas”

Antiguos juegos populares extinguidos

Los Rivera, cuatro hermanos que jugaron en el Arenteiro

Filosofía de lo cotidiano (5): La importancia de nuestros nombres de pila

Antiguas tradiciones extinguidas:-El oso y el pandero-

Filosofía de lo cotidiano (4) La Paradoja de Bertrand Russell

Nuestro Parque precursor de Twitter y Facebook

Filosofía de lo cotidiano (3): La mayoría tenemos teorías para todo

Curiosa “anécdota e historia “, ocurrida en O Carballiño

Filosofía de lo cotidiano (2)

El ultimo coche de caballos en O Carballiño

Corolarios para una filosofía de lo cotidiano

Curiosa historia de nuestro Reloj de la Plaza

Curiosas historias de nuestra “ Fonte do Concello”

Posibles axiomas para una filosofía de lo cotidiano