Juan Lois Mosquera:”Relojes Humanos”

El que suscribe, desde el año , aproximadamente,  2006, junto con otros dos amigos, mantuvimos un paseo que se iniciaba en la Plaza Mayor, a las 11 de la mañana, y llegábamos hasta Os Muiños das Lousas, y Restaurante Maquia. Luego, regresábamos por la orilla del rio Arenteiro y a la altura de la clásica y antigua fuente   en la parte inferior de nuestro Parque Municipal, subíamos por su avenida principal (Avenida de Vigo) hasta el monumento erigido a los Hermanos Prieto, carretera de Pontevedra, llegando al punto de partida, Plaza Maior (en aquella época, en 2006, todavía funcionaba el Reloj del Concello) sobre las 12,30 del mediodía. Con el tiempo y dado que nuestras edades, inexorablemente, iban aumentando, el primitivo recorrido se fue acortando y a lo largo de 2020, más o menos, coincidiendo con el comienzo de la trágica Pandemia del Covid 19,  el  recorrido se fue acortando y ya, actualmente, solo paseamos   hasta el Instituto Chamoso Lamas.

A manera de versos  sueltos, trataré de ir contando algunas características y  singularidades de estos paseos.

AVANTAR ACTIVIDADES

En los primeros años, del 2006, quizás, al 2010, desde mi subjetividad, creo que éramos bastantes los grupos, principalmente mujeres ( Aurora, viuda de Eduardo Abraldes, Susa de Muebles Bravo, Angelita Cerviño- (que había tenido un puesto de prensa y libros en el portal de la consulta del odontólogo D. Porfirio)  Pepita, esposa de Milucho Carballeda, Celia, Alfonso Carballeda y su mujer Lucrecia, Maria Jesus Moure, Encarnita, esposa de Pepe Otero y algunos otros más que en este momento no vienen a mi memoria. Por la tarde,  suelen hacerlo y, a veces, también por la mañana,  la pareja Bernardo y Loly.   Últimamente, 2.023,  igualmente se sumó al paseo de las mañanas un señor de nombre Manuel, jubilado,   de Avión, emigrado a México , acompañado de su cuidadora permanente, Susana, nacida en la zona de  Veiga, pero que, asimismo que emigró a Sudamérica, en esta caso a Venezuela, donde trabajó y residió varios años.

 Por unas u otras causas, estos grupos  fueron disminuyendo y, residualmente,  ya solo  quedamos  dos o tres de los que éramos en 2.006-2010.

La ruta clásica que realizábamos en 2006,  se iniciaba en la Plaza Maior, sobre las 11, bajábamos por la Rúa   Tomás  María Mosquera, Cafetería Capri, calle Calvo Sotelo, siempre por la acera de la derecha, cruce con la Avda. Julio Rodríguez Soto, entrada del Parque. Proseguíamos  frente a los Juzgados, y poco antes de  la antigua  Casilla del Peón Caminero (ahora, rotulada  Centro de Interpretación Da Natureza- Parque Municipal-  Concello do Carballiño , cruzábamos el paso de cebra allí existente, para continuar, ahora, por la acera de la izquierda, hasta llegar al citado Instituto Chamoso Lamas, desde el cual, actualmente, regresamos al pueblo por la misma ruta que habíamos ido.

Desde mi subjetividad, me resultaba curioso que,  aunque  uno se imagina que llueve, casi, constantemente, durante todos los días del otoño y el invierno,   “en mi imaginario popular”, tengo el recuerdo de que nuestro grupo de paseo, únicamente, tuvimos que suspenderlos por que estuviese lloviendo  “a cantaros”, a lo sumo  7 u 8 veces, en todos esos años (2.006  al 2.020). Si lloviznaba, usábamos nuestros correspondientes paraguas que  cerrábamos  cuando “escampaba” lo que ocurre muchas más veces de lo que nuestro cerebro se imagina y guarda en nuestros recuerdos. En alguna ocasión, pocas, tuvimos que resguardarnos de la lluvia torrencial que caía en el Pazo da Justicia ( conocido, como los juzgados).

 A esas horas de la mañana, de 11 a  12,30, las viviendas de las calles por donde paseábamos, solían tener las ventanas o puertas de los balcones que daban al exterior, abiertas de par en par, con el higiénico fin de que las habitaciones  se ventilasen  adecuadamente.

Casi sin darnos cuenta y, principalmente, en la calle Calvo Sotelo (a partir de la Cafetería  Capri), empezamos a escuchar, cuando pasábamos bajo las ventajas o balcones, frases, por ejemplo, de este estilo.

      -Levántate da cama que xa deben ser maís das once e media, pois acaban de pasar o  grupo de ises tres maiores camiñando hacia o Parque

–     Non che da vergonza,  estar, todavía, na cama, cando ises maiores, xa almorzaron e acaban de pasar por debaixo do balcón .

–  ¿Cómo inda estás sen ir a Plaza de Abastos mercar o pescado, pois, seguro, que xa pasan das once e media, pois os do paseo, fai un anaco  que os vin  pasar.

    -Deben ser as doce da mañá, pois, sempre, pasan a esta hora, de cara o Parque, e ti, todavía, non terminaches de vestirte para ir a Correos, recoller o certificado de aviso  que deixaron onte,no buzón para que foras recollerlo, hoxe, antes das doce e cuarto.

Al regreso del paseo, de doce a doce  y media, igualmente, se seguían escuchando sentencias de las personas que se guiaban del horario de nuestros paseos  (muy aproximados, los mismos) para organizar las tareas o compromisos que tuvieran para ese dia

     -Pero. ¿inda estás , todavía, na casa, si xa están de volta, esas tres personas maiores que pasean xuntas?

– ¿ Como vas atopar ahora peixe fresco na Praza de  Abastos, si xa deben ser as doce e media da mañá, pois acaban de pasar de regreso esos tres maiores que ,casi,  deben ter   , cada un , cerca dos oitenta anos  e levan un ritmo como se foran de vinte.

–   Seguro , que, incluso, as primeiras horas da maña xa leeron e comentarón as noticias do periódico que un deles leva  na mao.

   -¿Pero non quedamos onte en que ti ibas ir o Ambulatorio, cando esas tres personas maiores, pasaran cara o Parque, sobre as once  e cuarto da maña? Ahora, están xa de volta e como sempre, serán cerca das doce e media do mediodía. Chegarás tarde a túa cita no Ambulatorio, e tendrás que volver para a semana e pedir vez para unha nova consulta.

–  Etcetera

En algunas ocasiones, si por cualquier circunstancia, al regresar de nuestra ruta  comentábamos que mañana, en principio,  ninguno de los tres podía dar el paseo matinal (por ejemplo,  uno tenia  que ir   a Ourense, otro al Sintróm al Ambulatorio y el tercero al Notario), entonces, nos organizábamos de tal manera , trasladando alguno  sus  compromisos para otro dia con el fin de que él, entonces,  “ pudiera ir dar la hora”, por las Ruas Tomas Maria Mosquera, Calvo Sotelo y Avenida del Parque como si estuviese de Guardia, al igual que se organizan las Farmacias.

Naturalmente, si dentro de unos meses, volvían darse  unas circunstancias similares, entonces, siguiendo el turno, era otro compañero al que le correspondía organizar sus compromisos con el fin de quedar de “Guardia” para  “ir dar la hora en esa zona de nuestro Pueblo (Calle Calvo Sotelo y Avda. del Parque, hasta la mencionada Casilla del Peón Caminero.).

Como muchos seguramente conocéis, el famoso Filósofo  IMMANUEL KANT, nació en Kónisbergi (antes Prusia, 1.724- 1.804). En algún manual de Filosofía se resalta, “Después de dar un paseo que, también, estaba sometido a la división y regularidad más precisa, reanudaba su trabajo y se iba a la cama a las diez en punto de la noche”

Kant cumplía con tal precisión su autoimpuesto programa diario que los habitantes de Könisberg podrían haber puesto con él sus relojes en hora.

Lector, a modo de complemento, bastantes carballineses  recordaries  que, después de comer, y a partir de las tres y media de la tarde, hora  en que se abría los comercios, era muy frecuente que los clientes u otras personas preguntasen.

– ¿ Pasou o Deportivo ?

 El Deportivo era un autobús del Auto Industrial (durante pocos años perteneció a la empresa  Perille) que cubría la línea Ourense- Pontevedra y cruzaba nuestro pueblo, sobre “las cuatro de la tarde”, descendiendo por la calle Principal , en la dirección Rúa Rosalía de Castro, Tomas María Mosquera, hasta la Cafetería Capri, donde ya iniciaba su ruta  hacia Pontevedra.

Juan Lois Mosquera

Nota Música  sugerida: Danza de las Horas (La Gioconda) de A, Ponchielli

 

Juan Lois Mosquera



Nacido en 1942-Bachillerato por libre en Colegio Isabel La Católica. Preuniversitario Instituto Otero Pedrayo de Ourense. Estudios de Perito Industrial Electricidad en Vigo ( los actuales Ingenieros Técnicos). Actividad profesional en la multinacional Siemens-Vigo (30 años) y Redcom – Vigo (Empresa de Telecomunicaciones). Desde su jubilación en el año 2.001,reside en O Carballiño. 


Outros artigos de Juan Lois Mosquera

Juan Lois Mosquera: “Antiguas tradiciones extinguidas. El Castrador – O Capador –

Juan Lois Mosquera: “Los cuentos (TBO) que leíamos en los años 1945- 1960”

Juan Lois Mosquera: “Nuestras antiguas Ferias (Entorno a la década 1.945-1955)”

Juan Lois Mosquera: “Las Elecciones y Los discípulos de Emaús”

Juan Lois Mosquera: El Trompo y la palabra “ escaravellar “

Juan Lois Mosquera:”Relatos Cuasi-Imaginarios. Los autobuses en los entierros”

Juan Lois Mosquera: ” Curiosas formas antiguas, para evitar violencias en nuestro Espiñedo”

Juan Lois Mosquera: “Tradiciones que desaparecieron. El Viatico”

Juan Lois Mosquera: ” Tradiciones que desaparecieron. Los Reclinatorios en las Iglesias “

Juan Lois Mosquera: “Las bicicletas como instrumento de trabajo “

Juan Lois Mosquera: “Tradiciones que desaparecieron. Pequeñas capillas de madera que se trasladaban de casa en casa “

Juan Lois Mosquera: “El Colegio de las Monjas”

Juan Lois Mosquera: Tradiciones afortunadamente superadas (estéticamente). “Los pobres de los Viernes”

Juan Lois Mosquera: “Curiosas bromas de otros tiempos”

Juan Lois Mosquera: “Costumbres desaparecidas: Ir ver los cuadros de los cines “

Juan Lois Mosquera: “Cosas que perduran en O Carballiño y van formando parte de su esencia”

Juan Lois Mosquera: “Nuestras Titeretadas”

Juan Lois Mosquera: “Nuestras Zuecas”

Juan Lois Mosquera: “Las cocheras”

Juan Lois Mosquera: “Curioso Peto de Animas”

Juan Lois Mosquera: “Los limpia botas,oficio,afortunadamente, desaparecido”

Juan Lois Mosquera: ” Poemas de José Rodríguez Pereira “

Relato de Juan Lois Mosquera: Comunicación curiosa entre un abuelo y su nieto

Relato de Juan Lois Mosquera: Los antiguos incendios en inmuebles de O Carballiño

Juan Lois Mosquera: Filosofía de lo cotidiano ” ¿Cuál podría ser la misión del Homo sapiens en la Tierra?”

Relato de Juan Lois Mosquera: ” Cuando algunos solicitaban se le suministrase la electricidad por litros “

Relato de Juan Lois Mosquera: ” Carreteras mágicas gallegas “

Relato de Juan Lois Mosquera: “Primitivas y antiguas Barberías-peluquerías do Carballiño”

Relato de Juan Lois Mosquera “Primitiva Estación de Autobuses no Carballiño”

Relato de Juan Lois Mosquera “Imaginarias librerias carballinesas”

Filosofía de lo cotidiano (11): Posibles ejemplos de discursos liberatorios

Juan Lois Mosquera: Fiestas Patronales de Septiembre. Musicalidad sonora de nuestros soportales

Relatos de Juan Lois Mosquera: “Entierros en el Asilo”

Estancia del RCD Español en O Carballiño

Filosofía de lo cotidiano (10): Quizás, curiosas divagaciones sobre la felicidad y la tristeza

O Carballiño- Curiosas formas de barrer

Filosofía de lo cotidiano (9):¿Somos dueños de nuestros pensamientos?

Filosofía de lo cotidiano (8): Cafeterías- Relojes para conversar mejor

Verano 1947-Los hermanos Magariños se ahogan en el rio Arenteiro

Filosofía de lo cotidiano (7) : El curioso placer de tener un ” enemigo”

La Carreira: hace años, calle llena de oficios y de actividad económica artesanal

Filosofía de lo cotidiano ( 6) : “El “valor de las sorpresas”

Antiguos juegos populares extinguidos

Los Rivera, cuatro hermanos que jugaron en el Arenteiro

Filosofía de lo cotidiano (5): La importancia de nuestros nombres de pila

Antiguas tradiciones extinguidas:-El oso y el pandero-

Filosofía de lo cotidiano (4) La Paradoja de Bertrand Russell

Nuestro Parque precursor de Twitter y Facebook

Filosofía de lo cotidiano (3): La mayoría tenemos teorías para todo

Curiosa “anécdota e historia “, ocurrida en O Carballiño

Filosofía de lo cotidiano (2)

El ultimo coche de caballos en O Carballiño

Corolarios para una filosofía de lo cotidiano

Curiosa historia de nuestro Reloj de la Plaza

Curiosas historias de nuestra “ Fonte do Concello”

Posibles axiomas para una filosofía de lo cotidiano