Juan Lois Mosquera: “Filosofia de lo cotidiano. Relato de ficción imaginario pero, sin embargo, posible.”

Nuestra familia imaginaria está formada por tres personas; un padre de nombre Manuel Miranda, la madre, Alcira Bernárdez y, por último, su hijo, Jesús, de 22 años de edad. Dado el apellido del padre, Miranda, eran conocidos en su pequeña localidad (30.000 habitantes, como la Familia Miranda. Lamentablemente,  desde el punto de vista laboral, estaban los tres en “el paro”.

Manuel, había trabajado en unos astilleros, pero estos, afectados por alguna de las reconversiones navales que se llevaron a cabo, fue despedido con una mínima indemnización y a su edad, 49 años, no le permitió conseguir una jubilación anticipada, con lo cual., llevaba anotado en las Oficinas de Empleo bastantes meses… Al principio, recurrió a los familiares o amigos, solicitándoles ayudas o consejos para alcanzar un puesto de trabajo. Algunos de ellos- familiares o amigos-, les dejaron  unas modestas cantidades de dinero. Pero, poco a poco, la situación  fue haciéndose más desesperada, tanto para el que pedía, como para los familiares y conocidos, los cuales intuían que no había visos de cómo podrían recobrar  las cantidades de euros que les habían prestado.

AVANTAR ACTIVIDADES

La mujer de Manuel, Alsira,  durante muchos años se dedicó, únicamente, a ser la responsable del cuidado y gastos de la vivienda familiar. Limpiaba todo el interior con mimo y cocinaba la comida para los tres, con esmero, y aún así le quedaba tiempo para reunirse, ciertas tardes- lunes, miércoles y viernes-  en una cafetería con sus amigas,  donde jugaban a las cartas 2 o 3 horas antes de regresar a casa, para organizar algo de cena que no le diese mucho trabajo.

Ante la nueva situación laboral de Manuel, su esposo, (49 años) ya era un poco mayor para  conseguir   un puesto de trabajo estable, Alsira, tuvo que comenzar a visitar distintas ONG , Cruz Roja , Caritas, etcétera, en busca de ayuda para la supervivencia ( comedores sociales, alimentos para llevar a su domicilio, ropa usada, etcétera). Por ello, Alsira, también se puso a colaborar en los aislados trabajos que fue encontrando – cuidar personas mayores por horas, la  limpieza de algunas oficinas en empresas dirigidas por antiguos amigos – ahora, conocidos-  de su marido, con los cuales, antes, de vez en cuando, se juntaban para salir a cenar  en algún restaurante  de moda.

Jesús, hijo de Manuel y Alsira, 22 años, que se había licenciado en Historia del Arte, tampoco encontraba trabajo en parte alguna,  a pesar de los diversos Museos y  Concejalias de Cultura de los Ayuntamientos de su comarca  que fue visitando… El hecho de ser tan joven, 22 años, y no tener, todavía, experiencia alguna en ese tipo de trabajos, eran las premisas que, constantemente, le invocaban los dirigentes de los mismos para rechazar sus peticiones. Siempre llegaba a casa cansadísimo, después de recorrer tantas calles repartiendo copias  de su currículo. Una noche, después de varios meses en esta situación, ya casi tres años, realizando esa labor de salir de casa con una carpeta llena de “currículos” para repartir y un  bocadillo, por si algún día,  aparecía, lejos de su domicilio, la posibilidad de una simple entrevista, mientras cenaban  se le ocurrió decir:

-Tengo unas ganas enormes de poder disfrutar, al menos, de una semana de vacaciones, como no os podéis imaginar.

Enseguida,  a bote pronto (como suele decirse), le contesta  su padre:

-Llevas ya  treinta meses, sin conseguir nada de nada y, ahora, solamente, piensas en  darte unas vacaciones.

Se produjo un silencio sonoro, como si un cuchillo se hubiese, por ejemplo, hundido en la garganta de un cordero, hasta dejarlo sin vida, mientras dormía y sin tiempo, siquiera.  para balear unos minutos, mientras se le acababa la vida.

Al cabo de unas semanas, el padre, Manuel, en este caso, mientras Alsira realizaba la comida de mediodía, les anunció un plan con el cual se acabaría el peregrinar de albergue en albergue, por las ciudades cercanas y podrían comer todos los días algo caliente, y dejarían de  enfrentarse a sus acreedores ( su piso, comprado con tanta ilusión, recién casados, ahora, estaba embargado y a punto de desahuciarles- por retraso en los pagos de la Hipoteca-), que son  un  monstruo terrible, vulgarmente denominados “Fondos Buitre “.

El padre, Manuel, después de consultar varios libros (principalmente sobre el funcionamiento de las pistolas y el Código Penal, para conocer qué tipos de condenas le corresponden a los diversos delitos), durante la mencionada  comida les expuso  el plan siguiente:

  • Atracaremos un banco disfrazados de ladrones, con las caras tapadas, obligaremos a los tres empleados que allí trabajan, que se recluyan en una habitación discreta (posiblemente, el archivo) y los amenazaremos, gritando a viva voz, con matarlos si realizan algún movimiento, intentando escapar. Para meterles miedo en el cuerpo, le dispararemos unas balas a  sus  pies, sin ánimo de herirlos lo más mínimo.  Luego, nos entretendremos abriendo y cerrando cajones como si estuviésemos buscando el dinero, hasta que llegue la policía.

 La policía, nos colocaran esposas  para trasladarnos a la comisaría más próxima, en la cual ya podremos cenar caliente y dormir tranquilos esa noche. Al día siguiente, nos conducirán hasta un Juez y éste, a la vista de nuestras declaraciones (reconociendo   nuestra autoría y que pretendíamos matar a los empleados si estos os intentaban escapar)  ordenará “Prisión incondicional e incomunicados, como presuntos autores de un delito de homicidio en grado de tentativa, para los cuales, El Ministerio Fiscal, posiblemente, solicitaría  la pena, en su  grado máximo, para este tipo de delitos.

La  policía nos llevará a un Centro Penitenciario, recién inaugurado, que dispone de todas las comodidades; celdas individuales, cómodos colchones, calefacción, agua caliente para ducharse por las mañanas, salones de televisión  y de manualidades, para realizar actividades artísticas – pintar, esculpir, maquetas-, amplio patio al aire libre, enfermería, biblioteca, profesores especiales de apoyo para lograr de nosotros una pronta reinserción social, etcétera.

Los periódicos del día siguiente resaltaban la noticia de una forma muy escueta,” Para La Pandilla de Los Miranda, la Fiscalía pide   Prisión  de  5 años, por tentativa de homicidio inacabada”.

Manuel, Alsira y Jesús desearon cumplir la pena completa (5 años), sin acogerse  a las reducciones de las mismas, que les permitiría la  Ley.

Incluso podría suceder que una funcionaria de prisiones, por ejemplo, de nombre Esperanza,  como fruto del contacto administrativo diario  que se establece  entre los  empleados del Estado y los reclusos, terminarían enamorándose y celebrarían su boda, un domingo por la mañana, en la sencilla capilla de que dispone  esta moderna prisión.

-Lector, verdad que es curioso las vueltas que da la vida – una funcionaria de prisiones termina casándose  con uno de los presos, ceremonia a la cual asistieron la mayoría de las autoridades provinciales, ejerciendo de padrino de la misma el delegado del gobierno en aquella zona. Y de madrina la Defensora  del Pueblo

Juan Lois Mosquera

Nota: Música  sugerida – Andantino de la Cuarta Sinfonía de Tchaikovsky

Recordemos, también, la película española “Calabuch y el llamado “Síndrome de Estocolmo”



Nacido en 1942-Bachillerato por libre en Colegio Isabel La Católica. Preuniversitario Instituto Otero Pedrayo de Ourense. Estudios de Perito Industrial Electricidad en Vigo ( los actuales Ingenieros Técnicos). Actividad profesional en la multinacional Siemens-Vigo (30 años) y Redcom – Vigo (Empresa de Telecomunicaciones). Desde su jubilación en el año 2.001,reside en O Carballiño. 


Outros artigos de Juan Lois Mosquera

Juan Lois Mosquera: “Filosofia de lo cotidiano. Divagaciones, por ejemplo, entre la ducha y los neurotransmisores”

Juan Lois Mosquera:”Oficios o actividades desaparecidas en O Carballiño”

Juan Lois Mosquera:”Relojes Humanos”

Juan Lois Mosquera: “Antiguas tradiciones extinguidas. El Castrador – O Capador –

Juan Lois Mosquera: “Los cuentos (TBO) que leíamos en los años 1945- 1960”

Juan Lois Mosquera: “Nuestras antiguas Ferias (Entorno a la década 1.945-1955)”

Juan Lois Mosquera: “Las Elecciones y Los discípulos de Emaús”

Juan Lois Mosquera: El Trompo y la palabra “ escaravellar “

Juan Lois Mosquera:”Relatos Cuasi-Imaginarios. Los autobuses en los entierros”

Juan Lois Mosquera: ” Curiosas formas antiguas, para evitar violencias en nuestro Espiñedo”

Juan Lois Mosquera: “Tradiciones que desaparecieron. El Viatico”

Juan Lois Mosquera: ” Tradiciones que desaparecieron. Los Reclinatorios en las Iglesias “

Juan Lois Mosquera: “Las bicicletas como instrumento de trabajo “

Juan Lois Mosquera: “Tradiciones que desaparecieron. Pequeñas capillas de madera que se trasladaban de casa en casa “

Juan Lois Mosquera: “El Colegio de las Monjas”

Juan Lois Mosquera: Tradiciones afortunadamente superadas (estéticamente). “Los pobres de los Viernes”

Juan Lois Mosquera: “Curiosas bromas de otros tiempos”

Juan Lois Mosquera: “Costumbres desaparecidas: Ir ver los cuadros de los cines “

Juan Lois Mosquera: “Cosas que perduran en O Carballiño y van formando parte de su esencia”

Juan Lois Mosquera: “Nuestras Titeretadas”

Juan Lois Mosquera: “Nuestras Zuecas”

Juan Lois Mosquera: “Las cocheras”

Juan Lois Mosquera: “Curioso Peto de Animas”

Juan Lois Mosquera: “Los limpia botas,oficio,afortunadamente, desaparecido”

Juan Lois Mosquera: ” Poemas de José Rodríguez Pereira “

Relato de Juan Lois Mosquera: Comunicación curiosa entre un abuelo y su nieto

Relato de Juan Lois Mosquera: Los antiguos incendios en inmuebles de O Carballiño

Juan Lois Mosquera: Filosofía de lo cotidiano ” ¿Cuál podría ser la misión del Homo sapiens en la Tierra?”

Relato de Juan Lois Mosquera: ” Cuando algunos solicitaban se le suministrase la electricidad por litros “

Relato de Juan Lois Mosquera: ” Carreteras mágicas gallegas “

Relato de Juan Lois Mosquera: “Primitivas y antiguas Barberías-peluquerías do Carballiño”

Relato de Juan Lois Mosquera “Primitiva Estación de Autobuses no Carballiño”

Relato de Juan Lois Mosquera “Imaginarias librerias carballinesas”

Filosofía de lo cotidiano (11): Posibles ejemplos de discursos liberatorios

Juan Lois Mosquera: Fiestas Patronales de Septiembre. Musicalidad sonora de nuestros soportales

Relatos de Juan Lois Mosquera: “Entierros en el Asilo”

Estancia del RCD Español en O Carballiño

Filosofía de lo cotidiano (10): Quizás, curiosas divagaciones sobre la felicidad y la tristeza

O Carballiño- Curiosas formas de barrer

Filosofía de lo cotidiano (9):¿Somos dueños de nuestros pensamientos?

Filosofía de lo cotidiano (8): Cafeterías- Relojes para conversar mejor

Verano 1947-Los hermanos Magariños se ahogan en el rio Arenteiro

Filosofía de lo cotidiano (7) : El curioso placer de tener un ” enemigo”

La Carreira: hace años, calle llena de oficios y de actividad económica artesanal

Filosofía de lo cotidiano ( 6) : “El “valor de las sorpresas”

Antiguos juegos populares extinguidos

Los Rivera, cuatro hermanos que jugaron en el Arenteiro

Filosofía de lo cotidiano (5): La importancia de nuestros nombres de pila

Antiguas tradiciones extinguidas:-El oso y el pandero-

Filosofía de lo cotidiano (4) La Paradoja de Bertrand Russell

Nuestro Parque precursor de Twitter y Facebook

Filosofía de lo cotidiano (3): La mayoría tenemos teorías para todo

Curiosa “anécdota e historia “, ocurrida en O Carballiño

Filosofía de lo cotidiano (2)

El ultimo coche de caballos en O Carballiño

Corolarios para una filosofía de lo cotidiano

Curiosa historia de nuestro Reloj de la Plaza

Curiosas historias de nuestra “ Fonte do Concello”

Posibles axiomas para una filosofía de lo cotidiano