Juan Lois Mosquera: “Las Lecheras”

II EDICIÓN COCHES CLÁSICOS NO IRIXO

Reanudamos con este y breve sencillo relato, una actividad ya desaparecida, como era la entrega de leche en nuestros hogares, más o menos, en el periodo 1940-1.950-. Esta  modalidad de entregar la leche en los domicilios de bastantes carballineses, era realizada, normalmente, por mujeres a las que denominábamos  “As Leiteiras”.

Las Lecheras procedían, fundamentalmente, de las aldeas de los alrededores cercanos a nuestro pueblo,  “O Carballiño”., la zona de Astureses ,,  Señorín, Partovía., As Caldas, etcétera. Como es lógico,  había también, otras Lecheras que residían en  otros lugares que no he mencionado y, llevaban la leche a otros vecinos del pueblo..

XUNTANZA DE CLÁSICOS NO IRIXO

En nuestro “ imaginario popular”,  por aquellos años ( 1.940- 1,950), la figura por antonomasia de Las  Lecheras”, era la de una mujer de mediana edad ( de 20 a 50 años )  que se colocaba  “ una rolla,  de forma circular sobre su cabeza, y en la cual se apoyaba “ la canada” ( depósito metálico, de poco peso, dentro del cual se transportaba la “leche”, desde las aldeas a “ O Carballiño”.. En las manos llevaban unos pequeños recipientes de latón, cuya función principal era la de  usarlos como unidad de medida (un neto).- Con ellos, repartían la cantidad de leche o netos que debían entregar a cada uno de sus clientes.

Normalmente, cada grupo de vecinos  próximos (puerta con puerta, como suele decirse), teníamos la misma lechera para todos ellos y que se repartía, por 2netos” de acuerdo con las necesidades de cada familia-.Cada casa compraba, la misma cantidad de “netos “, pero si en alguna fecha determinada (por tener invitados, una primera comunión o la ausencia de algún familiar)  se le indicaba a La Lechera, más o menos, lo siguiente:

Margarita, mañà deixame  tres netos mais, ou, solamente dous netos pois arreglome ben.

En nuestra zona, soportales, frente al reloj del Concello, (Mercería Irene, D. Vicente Torrado, Doña Conchita- Relojería Román-, D. Porfirio, el dentista, etcétera) nos traían la leche mujeres de las aldeas que conforman el lugar que denominamos “ Astureses” y recuerdo los nombres de algunas de ellas: Margarita, Lidia, Socorro de Mouriz, etcétera–Seguramente, muchos carballineses, todavía, recuerdan el nombre de la Lechera que se lo suministraba y los “ netos” que consumían…

Dado que en aquella  época, aún no existían las neveras actuales, era conveniente tomar la leche, si les era posible, el mismo día que se ordeñaban a las vacas, pues  si se exponía al sol o no se guardaba en un sitio fresco de la casa, la “leche se cortaba” y, prácticamente,  se tiraba todo el liquido por los fregaderos de las cocinas, o  se aprovechaba,  dándosela a los vecinos que tenían gatos o perros en su casa…

Era corriente escuchar en las conversaciones tranquilas, sin prisas, con nuestros vecinos, comentarios de este tipo:

– Pois a tal ou cal  persoa, onte, co día de calor que fixo, cortouselle  a leite dos tres “netos” que habían deixado para tomar po la  noite…

Otra particularidad curiosa de esta actividad y su forma de vender la leche, es que, a veces, algunas familias  comentaban que ciertas lecheras completaban “las canadas” con  2 o 3 litros de agua. Con el fin de poder asegurarse si la leche que adquirían no estaba  “aguada”, en muchas –   disponían de un pequeño cilindro de cristal, parecido a los termómetros de mercurio – pero de mayor grosor, que usábamos para medir nuestra temperatura.

Estos medidores tenían unas rayitas para indicar la calidad de la leche vertida en “la canada”…  Debido a que las densidades  del agua y de la leche son distintas , si un conocido volumen de líquido, por ejemplo,  llegaba  a tal o cual altura o rayita, significaba, entonces,  que parte de la leche que había en aquella “canada  ” había sido completada  con  agua – Recordemos que, todavía, está en algunos de nosotros el “espíritu”, por ejemplo, de la famosa obra literaria sobre la picaresca, El Lazarillo de Tormes. –

Las vacas  de un mismo grupo familiar, solían tener sus propios nombres como: A Cabana, A Pinta, A Touriña, A Linda, A Rubia, A Marela,  etcétera…

El trabajo de Las Lecheras era, en cierto modo, bastante esclavo, pues como este alimento, se necesitaba ya  para las primeras horas de las mañanas, diariamente, aunque fuese lloviendo y andando de 3 a 5 kilómetros, con  la “ canada “en la cabeza tenían que llegar a O Carballiño sobre  las ocho o a las nueve, que en algunos días de invierno parte de su recorrido a pie lo hacían de noche.

Ourense Rúa do Paseo. Monumento a Leiteira

En sus últimos, comenzaron a utilizar un pequeño remolque con ruedas, del que tiraban con sus manos, con lo  cual podían traer, en el interior del mismo, varias, “ canadas” y con menor esfuerzo. Por cierto,  este trabajo de- traer la leche a  O Carballiño, se les asignaba, siempre, a las mujeres, incluso en los días crudos del invierno, ningún hombre o mozalbete con los 18 años ya cumplidos, las reemplazaban en el mismo, aunque solo fuese  para  acompañarlas  y  provistos de un amplio  paraguas con el fin de   protegerlas de las mojaduras que sufrían.

Lector, en el “imaginario popular “de aquellos años, se cuenta que en las casas de cierto abolengo, que poseían varias vacas  (de 3 a 6)  y llevaban varios años con ELLAS, algunas personas del grupo familiar, cuando desayunaban por la mañana eran capaces de conocer- como los catadores de vinos-, de que vaca procedía la leche que estaba tomando.-

Nota. Musica sugerida. Uno de los movimientos de la Septima Sinfonia de Beethoven



Nacido en 1942-Bachillerato por libre en Colegio Isabel La Católica. Preuniversitario Instituto Otero Pedrayo de Ourense. Estudios de Perito Industrial Electricidad en Vigo ( los actuales Ingenieros Técnicos). Actividad profesional en la multinacional Siemens-Vigo (30 años) y Redcom – Vigo (Empresa de Telecomunicaciones). Desde su jubilación en el año 2.001,reside en O Carballiño. 


Outros artigos de Juan Lois Mosquera

Juan Lois Mosquera: “Conversaciones telefónicas entre vivos y muertos”

Juan Lois Mosquera: “Filosofia de lo cotidiano. Ciudadanos, Políticos, Partidos y parábola de la mujer adultera”

Juan Lois Mosquera: “Filosofia de lo cotidiano. Relato de ficción imaginario pero, sin embargo, posible.”

Juan Lois Mosquera: “Filosofia de lo cotidiano. Divagaciones, por ejemplo, entre la ducha y los neurotransmisores”

Juan Lois Mosquera:”Oficios o actividades desaparecidas en O Carballiño”

Juan Lois Mosquera:”Relojes Humanos”

Juan Lois Mosquera: “Antiguas tradiciones extinguidas. El Castrador – O Capador –

Juan Lois Mosquera: “Los cuentos (TBO) que leíamos en los años 1945- 1960”

Juan Lois Mosquera: “Nuestras antiguas Ferias (Entorno a la década 1.945-1955)”

Juan Lois Mosquera: “Las Elecciones y Los discípulos de Emaús”

Juan Lois Mosquera: El Trompo y la palabra “ escaravellar “

Juan Lois Mosquera:”Relatos Cuasi-Imaginarios. Los autobuses en los entierros”

Juan Lois Mosquera: ” Curiosas formas antiguas, para evitar violencias en nuestro Espiñedo”

Juan Lois Mosquera: “Tradiciones que desaparecieron. El Viatico”

Juan Lois Mosquera: ” Tradiciones que desaparecieron. Los Reclinatorios en las Iglesias “

Juan Lois Mosquera: “Las bicicletas como instrumento de trabajo “

Juan Lois Mosquera: “Tradiciones que desaparecieron. Pequeñas capillas de madera que se trasladaban de casa en casa “

Juan Lois Mosquera: “El Colegio de las Monjas”

Juan Lois Mosquera: Tradiciones afortunadamente superadas (estéticamente). “Los pobres de los Viernes”

Juan Lois Mosquera: “Curiosas bromas de otros tiempos”

Juan Lois Mosquera: “Costumbres desaparecidas: Ir ver los cuadros de los cines “

Juan Lois Mosquera: “Cosas que perduran en O Carballiño y van formando parte de su esencia”

Juan Lois Mosquera: “Nuestras Titeretadas”

Juan Lois Mosquera: “Nuestras Zuecas”

Juan Lois Mosquera: “Las cocheras”

Juan Lois Mosquera: “Curioso Peto de Animas”

Juan Lois Mosquera: “Los limpia botas,oficio,afortunadamente, desaparecido”

Juan Lois Mosquera: ” Poemas de José Rodríguez Pereira “

Relato de Juan Lois Mosquera: Comunicación curiosa entre un abuelo y su nieto

Relato de Juan Lois Mosquera: Los antiguos incendios en inmuebles de O Carballiño

Juan Lois Mosquera: Filosofía de lo cotidiano ” ¿Cuál podría ser la misión del Homo sapiens en la Tierra?”

Relato de Juan Lois Mosquera: ” Cuando algunos solicitaban se le suministrase la electricidad por litros “

Relato de Juan Lois Mosquera: ” Carreteras mágicas gallegas “

Relato de Juan Lois Mosquera: “Primitivas y antiguas Barberías-peluquerías do Carballiño”

Relato de Juan Lois Mosquera “Primitiva Estación de Autobuses no Carballiño”

Relato de Juan Lois Mosquera “Imaginarias librerias carballinesas”

Filosofía de lo cotidiano (11): Posibles ejemplos de discursos liberatorios

Juan Lois Mosquera: Fiestas Patronales de Septiembre. Musicalidad sonora de nuestros soportales

Relatos de Juan Lois Mosquera: “Entierros en el Asilo”

Estancia del RCD Español en O Carballiño

Filosofía de lo cotidiano (10): Quizás, curiosas divagaciones sobre la felicidad y la tristeza

O Carballiño- Curiosas formas de barrer

Filosofía de lo cotidiano (9):¿Somos dueños de nuestros pensamientos?

Filosofía de lo cotidiano (8): Cafeterías- Relojes para conversar mejor

Verano 1947-Los hermanos Magariños se ahogan en el rio Arenteiro

Filosofía de lo cotidiano (7) : El curioso placer de tener un ” enemigo”

La Carreira: hace años, calle llena de oficios y de actividad económica artesanal

Filosofía de lo cotidiano ( 6) : “El “valor de las sorpresas”

Antiguos juegos populares extinguidos

Los Rivera, cuatro hermanos que jugaron en el Arenteiro

Filosofía de lo cotidiano (5): La importancia de nuestros nombres de pila

Antiguas tradiciones extinguidas:-El oso y el pandero-

Filosofía de lo cotidiano (4) La Paradoja de Bertrand Russell

Nuestro Parque precursor de Twitter y Facebook

Filosofía de lo cotidiano (3): La mayoría tenemos teorías para todo

Curiosa “anécdota e historia “, ocurrida en O Carballiño

Filosofía de lo cotidiano (2)

El ultimo coche de caballos en O Carballiño

Corolarios para una filosofía de lo cotidiano

Curiosa historia de nuestro Reloj de la Plaza

Curiosas historias de nuestra “ Fonte do Concello”

Posibles axiomas para una filosofía de lo cotidiano